Pros y contras de la gamificacion ~ DidacTÍCate

Pros y contras de la gamificacion


Alfabetización Digital: La gamificación es una metodología que si se liga con las nuevas tecnologías, puede ayudarnos a mejorar la competencia digital de nuestro alumnado.

Trabajo en equipo: Nos permite que exista una interacción entre los distintos jugadores, con el fin de que estos colaboren entre ellos para obtener unos objetivos comunes.

Aprendizaje personalizado: Cada alumno lleva un ritmo de aprendizaje que se adapta a sus necesidades. Recuerda la importancia de establecerles metas a corto plazo alcanzables. 

Mejora de la motivación: En la gran mayoría de los casos, los juegos resultan divertidos y entretenidos para quien los está usando, haciendo que se sienta motivado a seguir adelante. Esto hace que podamos guiar el resto de contenidos a través de la diversión. Recuerda la importancia de conocer a tus jugadores para saber qué es lo que más les gusta.

Aumenta la participación: El alumnado deja de tener un rol pasivo en las clases a tener un rol activo. Debido al aprendizaje personalizado y a la motivación, hace que la participación en las tareas también aumente.

Mejora de la resiliencia: Los juegos pueden funcionar a modo de recreación de escenarios de la vida real de una manera divertida. Esto mejora la capacidad de resolución de problemas de la vida real, sabiendo como enfrentarse ya ante estos.



Aislamiento social: Aunque no tendría porque estar en esta lista, en caso de gamificar a través de las nuevas tecnologías quería recordar el peligro de aislamiento social que pueden provocar, haciendo que el alumnado ignore todo lo que existe a su alrededor.

Distracción: En caso de definir mediocremente los objetivos, nuestro alumnado puede caer fácilmente en la tentación de perder la atención de su tarea. Trata de establecer unos objetivos claros y de dificultad lenta, progresiva y creciente. Recuerda lo que implica el flujo en gamificar.

Coste: Existen miles de maneras de gamificar y no todas las experiencias tienen porque suponer un coste elevado de dinero. No obstante, sí que hay experiencias, como las que entran en contacto con las nuevas tecnologías que supone disponer de unos recursos costosos. 

Uso forzoso: En ocasiones, se trata de emplear la gamificación de una manera forzada, dando ya inicialmente resultados negativos. No en cualquier contexto se puede emplear la gamificación. Tenemos que recordar que solamente es una metodología más, y que ni es la única ni tiene por qué ser la correcta en todos los casos. Si estás seguro que no encaja en tu contexto, mejor no usarla.

Insignias sin valor: Muchas de las experiencias que se realizan en torno a la gamificación otorgan bienes desligados de su verdadero significado, como el que reparte chucherías. Esto no es así. Cada vez que se entregue una medalla, un logro, un premio... ese obsequio tiene que tener un sentido para el alumnado, que a su vez irá consiguiendo a la vez que va avanzando en la historia del tema que estén trabajando en el aula. ¿Por qué no te animas a contarles una historia a través de la cual se motiven para ir pasando de nivel e ir consiguiendo las medallas que les propongas?

Requiere conocer a tu alumnado en profundidad: Este punto como tal no es malo. Lo que sí es malo y por lo tanto es una contra, el hecho de que no para todas las personas sirven los mismos medios gamificatorios. Recuerda que lo que para uno le divierte y aprende, a otro le parece aburrido e inútil. Es condición indispensable conocer bien a cada jugador, a través de lo que hablo en el apartado El Proceso.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Recibir todas las noticias

Licencia Web

Visitas

Web dirigida por